The Royal Mercedes, The Tribute And The Parcels

The royal grants, tribute and parcelsthey were part of the economic system established in New Spain after the Spanish Conquest. In 1521 the fall of Tenochtitlan at the hands of Hernán Cortés marked the end of the Aztec Empire . However, outside the Valley of Mexico, the Spanish presence in the old empire was minimal.

Then, they had to lay the foundations for the administration of the newly conquered territory, while extending their control from the old capital. ANDIn this context, the system of royal grants, tribute and encomiendas was born. The grants were the land grants granted by the Crown.

The Royal Mercedes, the Tribute and the Encomiendas (New Spain)

Estas debían ser usadas para el pastoreo o la agricultura exclusivamente. Por su parte, la encomienda le daba el derecho a los ciertos españoles (encomederos) a recibir una parte de los tributos que los indígenas pagaban al rey de España. En un principio, este sistema cumplía varios propósitos:

Primero, garantizaba la subordinación de las poblaciones conquistadas y el uso de su trabajo por los colonizadores españoles. También era un medio para recompensar a los súbditos españoles por los servicios prestados a la Corona, lo que les permitía obtener beneficios de conquistados, conquistadores y colonos.

Evolución del sistema

Inicios

El sistema de las mercedes reales, el tributo y las encomiendas no se instauró inmediatamente luego de la Conquista. Se trató de un proceso que fue evolucionando a medida que iban confluyendo distintos intereses.

Primeramente, después de la victoria del ejército de Cortés los soldados exigían prestigio y riqueza. Gran parte del botín de la ciudad se había perdido.

Para mantener a sus hombres, Cortés decidió distribuir concesiones de personas y tierras entre ellos. Esta práctica ya había sido probada en el Caribe, incluso el mismo Cortés había recibido este tipo de concesiones, llamadas encomiendas, en La Española en 1509 y en Cuba en 1511.

Sin embargo, esto lo hizo sin el consentimiento de la Corona. Cortés se reservó para sí y sus amigos las mejores y más selectas concesiones, lo que disgustó al resto de los conquistadores y a quienes no tenían derecho a las encomiendas por haber llegado luego de la Conquista.

Aprovechando una ausencia de Cortés, algunos usurparon las encomiendas otorgadas por Cortés a sus hombres; este fue un período de terrible opresión para los indígenas.

Institucionalización del sistema

Las encomiendas, a pesar de su origen informal, se convirtieron en una institución. Esencialmente se trataba de un contrato entre el conquistador o el colono español y la Corona. Mediante este contrato, las poblaciones nativas se colocaban al cuidado del encomendero con la licencia correspondiente.

Esto le permitía al encomendero exigir tributo y mano de obra de sus cargos indígenas. A cambio, el encomendero entregaba un porcentaje del tributo y las ganancias a la Corona española.

A su vez, los españoles asumían la responsabilidad de cristianizar a los indígenas incluidos en la concesión. Sin embargo, vendían y reasignaban sus encomiendas con mucha frecuencia, lo que es un indicativo de que consideraban la concesión más como un activo económico que como una responsabilidad religiosa.

Poder político

Con el tiempo los encomenderos llegaron a tener mucho poder político. Esto llegó a preocupar a las autoridades españolas debido a los peligros de una nobleza local capaz de competir con la autoridad peninsular. Poco a poco el control real de la concesión de encomiendas se hizo más estricto.

Incluso Cortés sufrió las consecuencias de este temor. Carlos V quería mantener el poder de Cortés bajo control para que no amenazara a la Corona, pero también lo quería recompensar.

Resolvió este dilema nombrando a un virrey para México. Eliminó a Cortés de la administración formal y, al mismo tiempo, le otorgó acceso a muchos miles de acres de tierra. Este llegó a tener mayores derechos de encomienda que los de cualquier otro conquistador.

Control de la tierra y las mercedes reales

El régimen de mercedes reales, el tributo y las encomiendas fue modificándose con el tiempo. En 1524 Cortés dictó unas ordenanzas para establecer límites y obligaciones a los encomenderos.

Entre estas consideraciones destaca que debían educar a los hijos de los caciques. Además, no podían exigir el tributo en oro o trabajar fuera de su tierra por más de 20 días, y solo los alcaldes mayores debían establecer el monto del tributo. A pesar de las ordenanzas, los abusos a los indígenas se incrementaron.

Primera Audiencia

Posteriormente, la primera Audiencia de México tomó control total de las tierras y los pueblos de la nueva colonia. Establecida en 1528, la Audiencia representaba el principal consejo administrativo de Nueva España junto a la Corona española.

Hasta ese momento las mercedes reales (concesiones de tierra) eran otorgadas por el capitán general. Esta Audiencia explotó las riquezas de la tierra y se dedicó a saquear la riqueza y el poder de algunos encomenderos.

Segunda Audiencia

Más tarde se estableció un sistema legislativo más formal bajo la segunda Audiencia. Esto condujo a una revisión del proceso de concesión de tierras, y se introdujo una serie de nuevas regulaciones.

A partir de 1536 la tierra solo podía pasar a la posesión privada por medio de un laudo o concesión real (merced real) que debía ser emitida y confirmada por el rey. Las mercedes reales comenzaron a ser otorgadas ya de manera oficial por el virrey de Nueva España en 1542.

Fin de las encomiendas

Bajo los auspicios de la primera Audiencia se otorgaron varias subvenciones no oficiales de encomienda. Durante ese tiempo, los encomenderos abusaban sistemáticamente del sistema tributario, exigiendo demandas excesivas de sus súbditos.

Overexploitation of this type became especially serious with the expansion of mining activities in the colony.

However, in 1532 a new type of reformed encomienda came into operation. Encomienda privileges were reduced and more restrictive controls on the use of labor were introduced in the 1540s. Tribute taken from Indians was regulated, while slavery was prohibited, even as punishment.

In 1629 new laws were enacted to finally render the encomienda concessions inoperative after five generations of existence. Finally, in 1718 most of the encomiendas in the Spanish colonial Empire had been abolished.

Articles of interest

Corporations and Jurisdictions in New Spain .

The Development of Internal Commercial Networks in New Spain .

The Silver Remittances of New Spain in the Exchange .

References

  1. Russell, P. (2015). The Essential History of Mexico: From Pre-Conquest to Present. New York: Routledge.  
  2. Huck, JD (2017). Modern Mexico. Santa Barbara: ABC-CLIO.
  3. Merrill, TL and Miró, R. (Editors). (nineteen ninety six). Mexico: A Country Study. Washington: GPO for the Library of Congress. Taken from countrystudies.us.
  4. Enfield, GH (2011). Climate and Society in Colonial Mexico: A Study in Vulnerability. Hoboken: John Wiley & Sons.
  5. Fernández Fernández, I. (2004). Mexico history. Mexico: Pearson Education.
  6. Bacigalupo, MH (1981). A Changing Perspective: Attitudes Toward Creole Society in New Spain (1521-1610). London: Thames.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *